Articulo – Bienvenidos a la era del activismo ecológico
19677
page-template,page-template-full_width,page-template-full_width-php,page,page-id-19677,page-child,parent-pageid-18553,bridge-core-1.0.7,ajax_fade,page_not_loaded,, vertical_menu_transparency vertical_menu_transparency_on,qode-title-hidden,qode_grid_1200,side_area_uncovered_from_content,qode-theme-ver-19.0.2,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.5,vc_responsive

Bienvenidos a la
era del activismo ecológico

Daniel Innerarity, catedrático de filosofía política y social e investigador de la Universidad del País Vasco, y director del Instituto de Gobernanza Democrática, planteó hace unos años que la lucha contra el cambio climático y la defensa del medio ambiente pasaban por sentar al futuro a la mesa de negociación. Ese futuro ya está aquí, y quiere hacer oír su voz.

Nuevos valores…

 

Vivimos un momento de complejidad creciente y de importantes cambios demográficos, con la irrupción en el tejido laboral y de participación social de los miembros de las denominadas Generación Y y Generación Z. Están floreciendo nuevos estilos de vida, asociados a la digitalización, la tecnología y el uso generalizado de las redes sociales, que configuran nuevas formas de relación, comunicación y consumo.

 

Los millennials, como se denomina habitualmente a los miembros de la Generación Y, comparten como rasgo común y distintivo el sentido de comunidad, tanto local como global, y un enfoque del cambio social que parte de un idealismo pragmático, marcado por el profundo deseo de hacer del mundo un lugar mejor.

 

Por su parte los miembros de la Generación Z, conocidos como post-millennials o centennials, son los denominados nativos digitales, que han convivido con la tecnología a lo largo de toda su vida. Nacidos entre mediados de la década de 1990 y mediados de la del 2000, aparecen en un momento en que tanto la sociedad como la naturaleza reclaman responsabilidad por los abusos del pasado, y toman conciencia sobre su responsabilidad en la búsqueda de soluciones para los problemas que afectan a la sociedad y al planeta a nivel global.

 

Nos encontramos pues frente a individuos educados, influyentes y conectados en red, cada vez más informados y críticos, sobre los que tanto instituciones como empresas pierden el control tradicional para crear y moldear la opinión pública. No son ya consumidores de productos y servicios, sino consumidores de valores y propósitos de marca.

…nuevo activismo

 

En este nuevo escenario, asistimos a una tendencia creciente de la sensibilización sobre cuestiones relacionadas con el medio ambiente, y a una mayor exigencia por parte de la ciudadanía. Y no se trata solo de una cuestión de sensibilización, sino de empoderamiento, activismo y capacidad de movilización, que ha tenido una especial incidencia en referencia a temas que afectan al medio ambiente y a la lucha contra el cambio climático.

 

Un ejemplo significativo de este renovado y masivo activismo ecológico ha sido la aparición de movimientos globales como Youth for Climate y acciones reivindicativas como los #FridaysForFuture. En el origen de este movimiento se sitúa Greta Thunberg, una adolescente sueca que a sus 16 años inició una huelga escolar a las puertas del Parlamento sueco todos los viernes, para denunciar la inacción de los gobiernos en la lucha contra el cambio climático y exigir la toma de medidas urgentes para mitigarlo.

 

El decidido activismo de esta joven la ha conducido a ser invitada a participar en cumbres de primer nivel sobre políticas ambientales como la 24ª Conferencia sobre Cambio Climático de las Naciones Unidas de 2018 celebrada en Katowice, Polonia, o el Forum Económico Mundial de Davos en 2019, desde donde ha seguido lanzando contundentes mensajes de denuncia que han sacudido a la opinión pública mundial.

 

La actitud de Thunberg propició asimismo la aparición de los #FridaysForFuture, huelgas estudiantiles semanales con el objetivo de sensibilizar y reclamar a los gobiernos la puesta en marcha de medidas urgentes para frenar el cambio climático, denunciando la inacción y la escasa efectividad de las políticas a nivel internacional.

 

Además de las huelgas estudiantiles que se celebran de forma recurrente los viernes, #FridaysForFuture logró durante la semana del 15 de marzo de 2019 movilizar a 1,6 millones de jóvenes en más de 2.000 lugares de todo el mundo, en buena parte gracias al poderoso altavoz que los medios de comunicación y las redes sociales han supuesto para la expansión internacional del movimiento.

 

Podemos por tanto afirmar que, a día de hoy, son estos nuevos ciudadanos quienes escogen a las instituciones y empresas como agentes de cambio, y que nos hallamos ante la eclosión de un nuevo público definido por su triple vertiente como ciudadanos, consumidores y activistas. Una nueva realidad a la que las instituciones y empresas no pueden permanecer ajenas. Bienvenidos a la era del activismo ecológico.